miércoles, 11 de febrero de 2009

... a la semilla

Ojalá el título de esta, mi entrada inicial, les remita a aquél gran cuento de Alejo Carpentier. Hubiera querido ponerle el mismo título, pero con eso de los líos legales, no se sabe.
Nunca he sido gran amiga de la tecnología, en realidad, hasta hace relativamente poco, la computadora era, para mí, una máquina de escribir sofisticada. No obstante, he aquí este blog en el que escribiré, sobre todo, como un ejercicio de disciplina.
Se llama "La grafógrafa" como el libro de Salvador Elizondo al que hace alusión Mario Vargas Llosa en uno de mis libros favoritos, La tía Julia y el escribidor, "La escribidora" se iba a llamar, pero aparentemente ya existía.
En el inicio del libro, Vargas Llosa utiliza un epígrafe que me acompaña siempre, se los dejo para que lo vean y entiendan cómo para algunos escribir es una compulsión, una actividad imprescindible en la vida. Disfrútenlo:
"Escribo. Escribo que escribo. Mentalmente me veo escribir que escribo y también puedo verme ver que escribo. Me recuerdo escribiendo ya y también viéndome que escribía. Y me veo recordando que me veo escribir y me recuerdo viéndome recordar que escribía y escribo viéndome escribir que recuerdo haberme visto escribir que me veía escribir que recordaba haberme visto escribir que escribía y que escribía que escribo que escribía. También puedo imaginarme escribiendo que ya había escrito que me imaginaría escribiendo que había escrito que me imaginaba escribiendo que me veo escribir que escribo."

Salvador Elizondo, El grafógrafo.

2 comentarios:

allan loso dijo...

Me encantó, sencillamente, me encantó. Que rico el disfrutar tanto el escribir. Yo, no hallo otra delicia más adictiva. Oh¡ pero qué he dicho, claro que hay otra: leer, para entender y, por supuesto, vivir.

Saludos, buena vibra y éxito.

XD

Lupe Colunga dijo...

WOOOW

Veo que somos muy parecidas en eso de nuestro acercamiento a la tecnomogía, para mi, todavía resulta complicado estar dentro de ella...

Tu primera entrada especialmente me encanto porque es reveladora... la pasión por escribir te acompaña y te acompañará para toda la vida.

Bien hecho.

Por cierto, me robaré tu epígrafe para la libreta donde se escribo de todo...

| Top ↑ |